Aeroméxico reporta pésimos resultados en el tercer trimestre, pero ve una mejora

Aeroméxico reporta pésimos resultados en el tercer trimestre, pero ve una mejora

Grupo Aeroméxico, la empresa matriz de la aerolínea heredada de México, Aeroméxico, informó una fuerte disminución en los ingresos interanuales y una pérdida neta para el tercer trimestre, ya que el coronavirus recortó las operaciones de la aerolínea y los procedimientos de quiebra continúan en un tribunal de EE. UU.

La aerolínea con sede en Ciudad de México dijo el 20 de octubre que los ingresos trimestrales cayeron a 4.700 millones de pesos mexicanos (212 millones de dólares), un 75% menos que en el mismo período del año anterior.

La pérdida neta de la empresa para el período comprendido entre julio y septiembre fue de 2.900 millones de pesos, frente a una ganancia de 65 millones de pesos en el tercer trimestre de 2019. Cerca de 146 millones de pesos de esa cifra fueron pérdidas cambiarias debido a la depreciación del peso mexicano.


“La industria mundial de las aerolíneas continúa enfrentando desafíos sin precedentes debido a la disminución sustancial de la demanda de transporte aéreo en todo el mundo”, dice la aerolínea. “Aeroméxico se compromete a tomar las medidas necesarias para que pueda operar de manera efectiva en este nuevo panorama y estar bien preparado para un futuro exitoso, durante y cuando la pandemia Covid-19 esté detrás”.

A pesar de que los resultados del trimestre fueron catastróficos, la aerolínea dice que está comenzando a ver “signos alentadores de recuperación”.

“La capacidad desplegada en el tercer trimestre de Aeroméxico aumentó en un 67,6% en comparación con el segundo trimestre de 2020 con mejoras sustanciales en el mercado nacional que se incrementó en un 182,1% en comparación con el segundo trimestre de 2020”, dice la aerolínea. “Los países están reabriendo gradualmente sus fronteras a los viajes internacionales, con el respaldo de pruebas mejoradas de Covid-19 y medidas de seguridad”.

El mercado nacional mexicano mostró un repunte considerable, con capacidad y factores de carga muy por encima de sus mínimos del segundo trimestre.

“Al final del trimestre, la capacidad nacional desplegada representó aproximadamente el 65,4% de la capacidad nacional desplegada en el tercer trimestre de 2019 con una recuperación en los factores de ocupación doméstica del 69,3% en julio al 75,4% a finales de septiembre”, dice la aerolínea.

Las rutas internacionales siguieron obstaculizadas por las restricciones de viaje en curso en numerosos países atendidos por la aerolínea. Los analistas de la industria coinciden en general en que los negocios en rutas internacionales y de larga distancia tardarán más en recuperarse que en las nacionales, también debido, en parte, a la continua incertidumbre sobre los requisitos de cuarentena en los destinos u otros factores relacionados con la salud que pueden mantener alejados a los clientes.

Durante el trimestre, la aerolínea reinició vuelos a San José, Ciudad de Guatemala, Lima, Medellín, Bogotá y Buenos Aires y aumentó las frecuencias a Seúl, Santo Domingo, París, Quito, Sao Paulo, Miami y Sacramento.

Aeroméxico dice que terminó el trimestre con 101 aviones operativos, así como seis 737 Max que han estado en tierra durante más de 18 meses.

En junio, Aeroméxico solicitó la protección por bancarrota del Capítulo 11 en un tribunal de EE. UU. pocos días después de haber declarado públicamente que no lo haría. La compañía dijo en ese momento que utilizaría el proceso para “fortalecer su posición financiera y proteger su liquidez y preservar sus operaciones y activos e implementar los cambios operativos necesarios para abordar el impacto de la pandemia Covid-19 en curso”.

Se convirtió en la tercera aerolínea latinoamericana en buscar protección de los acreedores después de la pandemia del coronavirus y la consiguiente caída en la demanda de pasajeros debido a los estrictos pedidos de refugio en el lugar en América Latina diezmaron la industria del transporte aéreo durante la primera mitad del año.

La chilena LATAM Airlines y la colombiana Avianca se declararon en quiebra en mayo luego de que crisis de liquidez las obligaran a reestructurar la deuda.

Los gobiernos latinoamericanos en general han sido lentos en apoyar a sus industrias de la aviación, proporcionando solo una escasa ayuda financiera a sus aerolíneas. Además, los bloqueos y cierres de fronteras crearon condiciones difíciles para que las aerolíneas operaran durante este tiempo.

La semana pasada, la aerolínea mexicana también recibió la aprobación final del juez de la corte de quiebras de Estados Unidos para un paquete de financiamiento de deudores en posesión (DIP) de $ 1 mil millones.

La aprobación significa que el transportista podrá acceder a otros $ 100 millones de un primer tramo, que se suman al pago de $ 100 millones que ya ha recibido, y un inicial de $ 175 millones del segundo tramo de $ 800 millones, una vez que haya cumplido con algunas condiciones restantes. Estas dos cantidades se pagarán en un solo sorteo, dijo el transportista en su momento. Dibujará el resto del préstamo en cuotas mínimas de $ 100 millones, luego de haber cumplido condiciones e hitos adicionales no revelados.

En septiembre, el tribunal también aceptó la solicitud del transportista de celebrar acuerdos temporales de “pago por hora” con empresas de arrendamiento financiero que cubran la mayoría de sus aviones y motores de repuesto. Los acuerdos permitirán a Aeroméxico reducir sus costos de arrendamiento y las salidas de efectivo, lo que generará “ahorros mensuales significativos”, dice.

Fuente: www.flightglobal.com

Comparte el artículo

Leave a Reply