La aviación después del Coronavirus

La aviación después del Coronavirus

El coronavirus ha puesto a todas las industrias en pausa, ha interferido con sus planes y las ha obligado a cambiar sus estrategias. Una de estas industrias es la de la aviación.

A principios de abril, el COVID-19 ha dejado en tierra al 80% de los vuelos en todo el mundo. Los datos de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo indican que la industria perderá un 44% de ganancias con respecto a sus números del año pasado. Debido a esto, la industria de la aviación se ha visto forzada a reinventarse y buscar nuevas estrategias para seguir volando mientras dura el confinamiento que ha evitado que las personas viajen.

Mientras que en Estados Unidos, la propuesta del gobierno fue hacer una inyección de capital de 25000 millones de dólares, en nuestro país, Aeromexico, una de las aerolíneas más grandes cambió todas sus rutas, tanto las nacionales como las internacionales, disminuyendo la frecuencia de vuelos diarios. De sus cinco vuelos europeos diarios, por ejemplo, solamente la ruta a París se mantiene, con una frecuencia diaria, mientras que con Estados Unidos se cancelaron la mayoría de las rutas por lo menos hasta finales de abril, con la excepción de Chicago, Nueva York y Los Ángeles que tuvieron que reducirse a 3 ó 4 frecuencias a la semana, además de limitar el número de pasajeros por vuelo.

Por otro lado, la aerolínea mexicana también anunció que apoyaría en el combate al coronavirus al poner a disposición parte de su flota para transportar insumos médicos, transportando equipo y personal. Aeromar es otra de las aerolíneas que se sumó al apoyo en contra del coronavirus, ofreciendo vuelos gratuitos para el personal médico.

Por su lado, Interjet ha enfocado su estrategia en ayudar a volver a los mexicanos que estaban fuera del país, así como llevando a algunos países de América Latina a las personas originarias de ahí que se encontraban en México, convirtiéndose en un puente sobre todo con Perú y Ecuador, quienes cerraron sus fronteras y cancelaron miles de vuelos.

Canadá también tuvo que reacomodar sus estrategias para la industria de la aviación, por lo que eligió algunas de sus naves de mayor tamaño para adaptarlos como transporte de carga.

El futuro de la industria

Si bien estas estrategias son temporales, han servido como parte aguas para imaginar el futuro de la aviación. Todas las aerolíneas, sin excepción, han relajado de manera drástica sus políticas de cancelación o cambio de vuelos, lo que antes le resultaba a los viajeros, un problema muy complicado además de costoso.

Además, se han lanzado programas para incentivar la adquisición de vuelos para el futuro para que los viajeros puedan comprar vuelos que utilizarán en varios meses, y la mayor ventaja, es que han instaurado un política sencilla para realizar cambios sin costo adicional.

Sin duda, el coronavirus ha logrado que las industrias más establecidas, como es la de la aviación, implementen nuevas estrategias para su futuro.

El AIFA en construcción

El avance en la construcción del Aeropuerto Felipe Ángeles ha sido rápido gracias a las mismas bondades del terreno que se eligió, se encontró estrato resistente a sólo 4 metros de profundidad y las pistas contarán con concreto hidráulico, lo que las hará más resistentes y necesitarán menos mantenimiento, la pista militar tendrá una longitud de 3500 metros y 45 metros de ancho. El AIFA cumplirá también con todas las normativas referentes al cuidado del medio ambiente, utilizando tecnología que permita un menor uso de recursos, de esta manera, se continúa trabajando en el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles.

Comparte el artículo

Leave a Reply